domingo, 24 de mayo de 2015

YA ESTÁ DISPONIBLE EL NÚMERO 2 DE 'PRISMA'

En Europa, como en el resto del mundo occidental, tenemos la idea preconcebida de que en los países musulmanes impera la religiosidad más absoluta y recalcitrante. Parece que ya no nos acordamos del laicismo defendido por regímenes como el baasista de Siria y, anteriormente, de Irak o el nasserismo egipcio. La realidad contradice tal prejuicio nuestro. En el mundo islámico, en especial los países árabes, hay también variedad de creencias e ideologías, no siendo monopolio de nuestro «civilizado» Occidente. Aunque, lamentablemente, impere con mucha fuerza el integrismo fanático religioso, también hay tendencias aconfesionales ocultas o semiocultas. En concreto, definirse abiertamente ateo implica una persecución, y hasta el encarcelamiento, que viola todo derecho a la libertad de expresión. Aún así, existen, y con más fuerza, tras la llamada «Primavera árabe».

Aunque el islamismo radical del salafismo y los Hermanos Musulmanes sea lo más conocido, lo opuesto también se manifiesta en tales sociedades, son minoría pero muy activa que sigue creciendo. Sociedades hipócritas en las cuales domina más la apariencia. Como escribió el periodista marroquí exiliado Ahmed Bemchesi para New Republic, el 23 de abril de 2015: «En el mundo árabe actual no es la religiosidad lo que es obligatorio; es la apariencia de la misma. Actitudes y creencias no religiosas son toleradas siempre y cuando no sean visibles».

Pero el laicismo y el librepensamiento, aunque proscritos, se van abriendo camino. Como decía el estudiante ateo, también marroquí, Eddin Habib: «Al igual que para los gays, ha llegado el momento de reclamar ‘el orgullo ateo’». Y no sólo es el ateísmo, también surge el feminismo y el anarquismo como respuesta al confesionalismo social dominante.

Por otro lado, en Europa, como reacción a la presencia de inmigrantes musulmanes, tiene cada vez más presencia la islamofobia, un sentimiento irracional que se sirve de tal prejuicio para justificarse. Prejuicio basado en la más absoluta ignorancia, que tiene detrás otros motivos, como nos refleja Emmanuel Todd en una entrevista.

Sobre estos temas (y otros más) habla nuestra última circular gratuita PRISMA:

PRISMA 2
CONTENIDO
Ateismo en el mundo islámico (DOSSIER)
o «Los ateos Invisibles - La difusión del ateismo en el mundo árabe», por Ahmed Benchemsi (New Republic, 23/04/2015)
o La red, refugio del ateismo en el mundo islámico
o «¿La edad de oro del ateísmo árabe?», por Asad Abukhalil (21/05/2013)
o «El Ateismo se extiende en Arabia Saudí», por Caryle Murphy (GlobalPost, 12/06/2014)
o «Anarquismo y Feminismo como reacción al auge del islamismo», por Yeghig Tashjian (Strategic Outlook, 03.2013)
o Ferrer, martir del laicismo árabe
o Tunez y la aparición del anarquismo en el mundo árabe
o «Entrevista con una atea árabe», por Esraa al-Bahrain (Mideast Youth, 18/10/2007)
• «Yo no soy Charlie» - Entrevista con Emmanuel Todd
o Todd, 'enfant terrible’ francés
• «La unión de los agresores. El imperialismo silencioso de la UE», por Gregor Schirmer (Junge Welt, 02/05/2014, extractos)
o Somalia, un robo a mano armada
o Abusos sexuales y corrupción: la cara oculta del intervencionismo de la UE
o «Preocupación en Francia por el rearme alemán», por Kumaran Ira y Alex Lantier (wsws.org, 06/04/2015)
• «La OTAN entra en Serbia gracias a la UE», por Rabioso
o Imperialismo en nombre de Auschwitz
• «Misteriosas muertes en Ucrania», por William Blum (Consortiumnews, 03/04/2015)
o Blum: Matando la esperanza
• «La sombra de la guerra de Libia es alargada», por Rabioso
o Hapag-Lloyd recomienda no ayudar a los refugiados
• «Las redes de inmigración ilegal, el enemigo invencible», por Patrick Kingsley
• Lo que quieren que olvidemos - «Puerto Real, 1987: Victoria sobre la reconversión», por Fernando Ventura Calderón (extractos del libro CGT ¿anarcosindicalista?)

Para poder obtenerla (en formato PDF) basta con pedirlo escribiendo a nuestro correo electrónico:
colectivo.editorial.ayr@gmail.com

¡Os esperamos!


sábado, 2 de mayo de 2015

TRABAJADORES: NO CELEBREMOS LA FIESTA DEL DOS DE MAYO


    [Recordemos que esta fecha —junto al 12 de Octubre— durante muchos años (gran parte de los siglos XIX y XX) fue considerada fiesta nacional. Este texto antinacionalista (en este caso, contra el españolismo más casposo) fue escrito por el socialista Francisco Mora Méndez en 1870 (en tiempos de la Primera Internacional, cuando marxistas y anarquistas estábamos juntos), y publicado en El proletariado militante de Anselmo Lorenzo.]


A LOS TRABAJADORES DE MADRID
La fiesta del Dos de Mayo

Trabajadores: No celebremos la fiesta del Dos de Mayo.

Cuando todos los obreros del mundo se tienden fraternalmente la mano a través de los continentes y los mares, pensar en fiestas patrióticas, pensar en la eterna causa de nuestra desunión, es el mayor de los crímenes.

El patriotismo es una idea que tiende a separar a los pueblos entre sí, y a mantener constantemente el odio entre hombres que, siendo hermanos, les hacen creer los tiranos y los explotadores que no lo son, porque se interpone entre ellos el profundo lecho de un río o las elevadas cumbres de una cordillera de montañas.

La idea de patria es una idea mezquina, indigna de la robusta inteligencia de la clase trabajadora. ¡La patria! La patria del obrero es el taller; el taller de los hijos del trabajo es el mundo entero.

Cuando la tierra yacía bajo la dura planta de la barbarie y la ignorancia, la idea de Patria era el astro esplendoroso que iluminaba de cuando en cuando aquella larga noche de espesísimas tinieblas. Pero hoy, en los tiempos de las ideas internacionales, la patria no tiene objeto alguno.

El patriotismo ha cumplido su misión; que descanse en paz en el panteón destinado a las ideas del pasado.

Desde que la tribu salvaje y vagabunda de la infancia de la humanidad descendió de la montaña a apoderarse de los frutos de la tribu laboriosa que habitaba la llanura, hasta la época presente, no ha cesado esa larga serie de invasiones que han producido hechos tan memorables como el paso de las Termópilas, la batalla de Roncesvalles, el Dos de Mayo y otros mil actos, en los cuales los vencedores de hoy han sido los vencidos de mañana. ¿Qué nación, qué provincia, qué pueblo, y en el pueblo, qué barrio, qué calle, y en la calle en qué casa no tendrán sus moradores que celebrar un triunfo alcanzado sobre sus vecinos, o llorar una derrota y un martirio ocasionado por los mismos?

Trabajadores: No vayáis al Dos de Mayo, porque es fácil que al lado de aquellas tumbas veneradas, cubiertas de laurel y siemprevivas, se levanten amenazadores los ensangrentados espectros de la raza americana sacrificada, destruida inhumanamente, a título de civilización, por nuestros antepasados los conquistadores del Nuevo Mundo. No vayáis al Dos de Mayo, porque es fácil que alrededor de aquellos gigantescos cipreses se encuentren vagando las víctimas que el fanatismo de nuestros padres hizo sacrificar en los Países Bajos y en la conquista de Italia. No vayáis al Dos de Mayo, adonde os impulsan a ir nuestros explotadores porque os embriagaréis de odio patriótico contra nuestros hermanos franceses, extranjeros en su patria como nosotros lo somos en la nuestra, gracias a la organización de la presente sociedad. Ellos no tienen la culpa de las víctimas causadas por los planes de un hombre ambicioso y cruel que cruzó por Europa como un meteoro de fuego, no dejando en pos de sí más que lágrimas y sangre.

Todos los habitantes de este planeta que gira en el espacio infinito en unión de un número inconmensurable de mundos, son hermanos. Todas las ideas que se opongan a la libertad, igualdad y fraternidad de los hombres, son injustas. El patriotismo, que se opone a la fraternidad de los pueblos es, pues, injusto.

Trabajadores: En nombre de la justicia, en nombre de la emancipación de la clase oprimida, en nombre de la Asociación Internacional de los Trabajadores, no celebréis la fiesta del Dos de Mayo.

Por la Sección Internacional de Madrid. – El Comité.

viernes, 1 de mayo de 2015

PRIMERO DE MAYO: SER O NO SER. LA CLASE TRABAJADORA, PROTAGONISTA DEL CAMBIO

 

Otra vez llega el Primero de Mayo, y seguimos viviendo en condiciones de pobreza física y mental, las cuales no hemos elegido ni en la forma ni en el fondo, sufriéndolas como clase con una resignación que resulta insultante.

Hay quien piensa que lo anterior se refiere al Primero de Mayo histórico, pero no nos engañemos: tiene que ver con el Primero de Mayo aquí y ahora. Ya que en épocas pasadas, para disgusto de muchos, la clase obrera consiguió convertirse en actriz protagonista de la sociedad. Elegía su papel, redactaba su propio guión, decidiendo dónde y cómo actuar. No necesitaba apuntadores ni regidores, actuaba por sí misma en función de sus propios intereses y valores, encaminados a cambiar todas las injusticias y desigualdades sociales a las que estaba sometida. Conseguimos llenar taquilla hasta desbordar el aforo del teatro en el que querían que actuáramos, y cambiamos su realidad transformando la nuestra. Juntos, como una misma clase consciente y concienciada, éramos el espectáculo en vivo y en directo.

Este año, como todos los años electorales, asistimos a otro tipo de espectáculo: el ilusionismo político. De poco vale esperar cambios profundos metiendo sangre nueva en las instituciones. Hay una vieja verdad que a cada tanto reverdece: el poder corrompe a quien lo ostenta. La experiencia demuestra que no podemos aspirar a transformar la sociedad desde los parlamentos; en la CNT pensamos que no se puede construir un mundo nuevo, más libre e igualitario, utilizando las herramientas que nos dieron los amos.

Las operaciones Pandora y Piñata son un preestreno por la puerta grande de lo que nos espera con la "ley mordaza". Queremos aprovechar esta jornada de lucha para expresar nuestra profunda repulsa por la aprobación de dicha ley, cuyo objetivo es paralizar toda resistencia y movilización en la calle. Por ello nos solidarizamos con todos los detenidos en las últimas operaciones contra colectivos del movimiento libertario y anarquista.

Nuestros gobiernos, independientemente del actor que interprete el papel, no son otra cosa que meros títeres de los poderes económicos y financieros, de las élites de las grandes compañías y de la banca, que nos condenan a una vida de miseria y esclavitud, trabajando sin derechos laborales o condenados al paro, marginados, endeudados, desahuciados de nuestros hogares, acosados con impuestos y tasas, con recortes en las pensiones, sufriendo la privatización, sin servicios públicos de primer orden como sanidad y educación, obligados a emigrar del país... En el circo montado a nuestro alrededor nos distraen con los círculos de las tres pistas, llevándonos a aplaudir mentiras mediáticas, farsas electorales de cambio o aventuras militaristas, y esperando un final de la crisis económica que en realidad nunca llega, ni llegará mientras sigamos creyendo sus mentiras.

Para ser protagonistas de nuestra propia vida y cambiar la sociedad, convirtámonos todos en artistas de calle. Pero en vez de hacer reír, consigamos que la gente reaccione, pierda el miedo, y se sume a la lucha.

Construyamos la alternativa, una alternativa de clase y anarcosindicalista.

¡Aquí y ahora, Primero de Mayo! ¡Organízate y lucha!